HomeValle de Benasque

Valle de Benasque

   Aigualluts y Aneto al fondo.

 

El Valle de Benasque se sitúa en el centro del Pirineo. Está flanqueado por sus dos macizos más altos, Posets y Maladeta, que dan nombre al Parque Natural y contienen la mayor concentración de “tresmiles” de la cordillera, como los picos Aneto, Posets o Perdiguero entre otros. El río Ésera, como eje vertebrador, recorre estos parajes buscando su sitio entre “pllans” y congostos, entre sugestivo unos momentos y salvaje otros.

Rednaturaldearagon

Lagos de alta montaña, grandes bosques, praderas, cascadas, torrentes y algunos glaciares, forman el paisaje de alta montaña, donde habita una gran diversidad de especies de flora y fauna. Pino negro, abedul, roble, haya o abeto. Sarrio, corzo o marmota. Quebrantahuesos, águila real o infinidad de pequeñas aves de bosque, pradera o alta montaña. Y por no hablar de micología… La relación podría hacerse interminable.

Sobrias construcciones de piedra y pizarra, pequeños pueblos llenos de tradición, que han sabido conservar su patrimonio, y donde ahora podemos contemplar sus iglesias y ermitas de estilo románico-lombardo, estratégicamente situadas en lugares donde el tiempo se detiene y el entorno sugiere experiencias inolvidables. Joyas cargadas de fuerza y quietud como la ermita de la Virgen de Gracia en El Run, las iglesias de Juan bautista en Eresué o San Pedro en Villanova, o ya fuera del valle, la catedral de Roda de Isábena o San Climent de Taull.

Romanicoaragones

El Valle de Benasque ofrece también la posibilidad de practicar todo tipo de deportes en contacto con la naturaleza. En invierno abren sus puertas la estación de esquí alpino de Cerler y la de esquí de fondo de Llanos del Hospital de Benasque. Así mismo, es un lugar ideal para practicar esquí de travesía o hacer rutas con raquetas de nieve.

Cerler

Llanosdelhospital

El resto del año hay un sinfín de posibilidades. Senderismo y alpinismo, desde tranquilos paseos por el llano hasta hacer cima en las grandes cumbres, parapente y vuelo en ultraligero en Castejón de Sos, rafting en el rio Esera o descenso de barrancos, rutas en bicicleta de montaña o a caballo… Mil y una actividades.

Si todo esto lo completamos con una oferta gastronómica de primera calidad, con platos tradicionales como el Recau, con la suculenta ternera del país o con variedad de quesos artesanos, el visitante quedará fascinado tras su estancia en el valle. Turismo de relax, deportivo, cultural o de naturaleza son bienvenidos, y a buen seguro que en el momento de la partida, el viajero marchará con una idea muy clara: volver.

 

 

 

Joomla templates by Joomlashine